Venezuela rinde homenaje al maestro José Antonio Abreu Imprimir

En el Centro de Acción Social por la Música, sala Simón Bolívar, se reunieron familiares, amigos, músicos, artistas, y el pueblo de Venezuela para brindar un último adiós al maestro José Antonio Abreu, fundador de la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela y del Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas, quién falleció este sábado 24 de marzo.

El maestro José Antonio Abreu fue un reconocido músico, economista y político, que dejó un legado cultural y social que trasciende la frontera nacional por utilizar la música como la vía para transformar al ser humano.

La visión transformadora del maestro Abreu lo llevó a fundar el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, que desde el año 1975 fomenta la formación artística de niños y jóvenes a lo largo del país y ha sido merecedor de incontables distinciones.

En horas de la mañana el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, entregó la Bandera Nacional y una réplica de la espada de Simón Bolívar ante el féretro del maestro Abreu.

Durante la entrega del Pabellón nacional, el Primer Mandatario venezolano destacó el carácter bolivariano del Maestro José Antonio Abreu, lo describió como un gran venezolano, el creador de un sistema incluyente libre de monopolios en el área cultural, como lo es el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

“Sentimos una gran deuda con su obra, tenemos que pagarla con más música, con más niños, con más apoyo, con más cultura, con más amor, seguir sembrándolo aquí y en el mundo”, expresó el Jefe de Estado.

Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela

El maestro José Antonio Abreu creó en el año 1975 el sistema como instrumento para luchar contra el desequilibrio social a través de sus conocimientos en el campo económico, gerencial, pedagógico y musical.

Con este proyecto cultural José Antonio Abreu vinculó el estudio de la música con el desarrollo social, desechando las ideas que para la época describían la cultura como un instrumento para el desarrollo de las élites. El maestro Abreu fundó pequeños conservatorios en comunidades de bajos recursos en donde los jóvenes y niños podían recibir un instrumento y educación musical gratuita.

“El arte ha dejado de ser un monopolio de élites en América Latina y se ha transformado en un derecho social, de todo el pueblo”, señaló el maestro José Antonio Abreu en el año 2009.

El modelo de inclusión que ofrece el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela ha sido replicado en varios países del mundo y además ha sido merecedor de galardones como el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, en 2008.

MPPRE